27/3/10

Ceremonia del Café/Ethiopean Coffee Ceremony

Esta entrada se lee mejor escuchando: 

Djanya- Kora Jazz


Aprovechando que hemos tostado café, vamos a continuar con el resto de la ceremonia de la buna, un ritual que en Etiopía se puede repetir de 1 a 3 veces diarias. Una vez molidos, los granos recien tostados se ponen en un recipiente de arcilla llamado Jebena. Se añade agua y se hierve. El café resultante nos recuerda bastante al café de puchero que tan popular fue en España hace décadas. Nosotros lo acompañamos con azúcar, pero en Etiopía lo harían con hierba Ruda, mantequilla, sal o miel. Como explica Barbara Sheen en su libro Foods of Ethiopia, hay que tener en cuenta que el azúcar no llegó a Etiopía hasta 1935 y sólo recientemente se ha ido generalizando su uso. Lo que sí hacemos es tomarnos más de una taza, reutilizando el mismo café para la segunda y la tercera, de forma que cada una de ellas es progresivamente más suave. La última taza, según cuentan los etíopes, contiene el alma del café y da buena suerte a quién la bebe.
Esta vez hemos acompañado el café, a la manera etíope, con palomitas especiadas. Para la próxima, haremos un intento de reproducir el Dabbo Qolo, unos snacks crujiente hechos de harina de trigo que prometen ser tan adictivos como los Pringles o más.
Por cierto, que si vais a Addis Abeba, no dejéis de visitar Kaldi's Coffee. No es la versión etíope de Starbucks como podría parecer. De hecho, ya quisiera Starbucks poder competir con la calidad del café y la amabilidad que se respira en Kaldi's.

NOTA SOBRE EL MARIDAJE MUSICAL (de nuestro gurú barcelonés):
Los Kora Jazz son un trío de jazz africano, residentes en Francia. Aunque dos de los músicos son del Senegal, y el tercero es de Guinea (países de la costa atlántica africana), hacen una música que, perfectamente, podría ser de la costa del Índico, donde la cultura de los navegantes del monzón, ha llevado y traído, desde la India hasta la islas africanas de Zanzibar (Tanzania) y Mozambique, y pasando por la península de Arabia, gentes, culturas, mercancías e historias de esas que se recogen en el libro de "Los cuentos de las mil y una noches".

Esos navegantes ya no existen (los barcos de vapor, y posteriormente la aviación, terminaron con su forma de vida), pero no sé porqué, me imagino esa ceremonia del café, tumbado sobre unos enormes cojines, tomando tazas de café, y las palomitas picantes esas del otro día, o algunos dulces de tradición árabe, y mientras que de fondo suena Djanya de los Kora Jazz Trio, transportándonos siglos atrás, a esa zona del mundo, alguien comienza un bonito relato: "Érase una vez, un pequeño y muy lejano reino, en el que con gran sabiduría y justicia, desde hace muchos años reinaba un ya muy anciano rey, que tenía una hermosísima hija ..." y etc, etc, etc, colorín colorado, como pasa en los cuentos de las mil y una noches, esta historia se ha acabado.

1 comentario:

Eva dijo...

Vaya sorpresa!! me he sentido totalmente trasportada a Etiopia con tu ceremonia del café. Una musica muy diferente a la que suelo escuchar y una eleccion muy acertada. Me ha gustado mucho.
Un besote

Related Posts with Thumbnails

--------------------------------------------

© 2006. Todas las fotografías y textos de esta página son propiedad intelectual de su autor. No se permite la reproducción total o parcial ni el uso derivado de las mismas sin previo permiso escrito.