16/3/10

Raviolis de cerdo y berza / Pork and cabbage dumplings

Mientras lees esta receta, El Tuper te sugiere que escuches:

La luna sobre la puerta del muro de la frontera - Chinese Instrumental Ensemble



Esto de tener familia en varios continentes es un chollo culinario. Este año comenzamos celebrando nuestro año nuevo, para seguir con la celebración de la epifanía etíope (Timket) a mediados de enero y con el año nuevo chino el 14 de febrero. La cocina china se nos resiste más que la etíope. Es más sutil, más elaborada, más delicada, y a menudo precisa de un tiempo que no tenemos. Pero este año nos ha pillado relajadas y hemos intentado algunos de los platos más tradicionales, entre ellos estos raviolis (dumplings) que desaparecieron de la bandeja en un abrir y cerrar de ojos.

INGREDIENTES
- Sabanitas de pasta wonton (también las he encontrado escritas como wan-ton). Si quieres hacerlas caseras, podéis encontrar la receta en la web de Gastronomía & Cía.
-200 gr. de cabezada de cerdo picada
-1 cucharadita de jengibre fresco rallado
-1 o 2 dientes de ajo rallados
-1 cucharada de cebolla rallada
-2 cucharadas de salsa de soja
-2 cucharadas de aceite de sésamo
-1 huevo
-7 u 8 hojas de berza china

ELABORACIÓN
En una cazuela se ponen la carne de cerdo picada, el jengibre, el ajo, la cebolla, la salsa de soja, el aceite de sésamo, el huevo batido y la berza bien cortadita. Se cocina a fuego moderado hasta que la carne y la berza estén hechas. Se coloca un poco de este relleno sobre cada sabanita de wonton. Se mojan los bordes del wonton con un poco de agua y se cierran haciendo ramilletes (ver fotografía), asegurándote de que no queda aire dentro y de que estén bien sellados para que no se abran al cocerlos. Finalmente, se sumergen en agua hirviendo un par de minutos y se sirven.

MARIDAJE: Genolí (Bodegas Viña Ijalba)

NOTA SOBRE EL MARIDAJE MUSICAL (de nuestro gurú barcelonés):
El refrán aquel de que "Unos cardan la lana, y otros se llevan la fama" parece haberse hecho exprofeso para el hecho de que, en el mundo mundial, decir "pasta" es decir Italia, pero resulta que, en realidad, "la pasta", supuestamente, la habrían inventado los Chinos hace miles de años, y que posteriormente (en el siglo XIII) un mercader Veneciano (Marco Polo) que estuvo por aquellos lares se la habría traído de vuelta a su ciudad, y de ahí ... ¡al éxito!.
O sea, que estos Italianos "dejándose querer" con aquello de ser los inventores de la "pasta", y los Chinos, calladitos, o, mejor dicho, dormiditos en laureles de su mundo.
Lo que sí que no admite dudas, es que hace 200 años, Napoleón Bonaparte dijo que China era un gigante dormido, al que había que dejar tranquilo, pues el día que despertase, el mundo temblaría, y ya nadie duda, de que ese gigante se ha despertado, ha desayunado, y se ha puesto a trabajar.
Habrá que hacerse a la idea, de que a nivel mundial, de momento, son LA potencia emergente y van a ser, sin duda, LA potencia definitiva, pues tienen, mas que de sobra, todo lo necesario: cultura, tecnología, recursos naturales, recursos humanos (¿digamos una de cada cinco personas del planeta Tierra?) y recursos económicos (la mayor parte de los Bonos de deuda pública Norteamericana, están en manos de inversores Chinos, es decir, que de facto, es China quien está financiando a USA).
Dos conclusiones podemos sacar de todo esto. La primera, que Napoleón era un visionario, y la segunda, que hay que irse haciendo a la idea de lo que ya es (y lo que va a ser) ese inmenso país llamado China, y que por tanto, habrá que ir escuchando ya su música, sutil y delicada como esos raviolis, para irnos acostumbrando:
La luna sobre la puerta del muro de la frontera - Chinese Instrumental Ensemble



1 comentario:

Eva dijo...

Una entrada muy completita, y una receta deliciosa. Intentaré hacerla. Un besote

Related Posts with Thumbnails

--------------------------------------------

© 2006. Todas las fotografías y textos de esta página son propiedad intelectual de su autor. No se permite la reproducción total o parcial ni el uso derivado de las mismas sin previo permiso escrito.