21/1/07

Risotto piano piano

Maridaje musical: L'Italiano (Toto Cutugno)



Hace ya tiempo que Noe nos pasó esta genial y sencillísima receta, un clásico italiano de éxito garantizado, y este atípico fin de semana de soleado y caluroso invierno hemos tenido tiempo para ponerla en práctica como se merece. Un paseíto mañanero de sábado sabadete para comprar los boletus aquí, el parmesano allá y volver a casa con tiempo para cocinar en plan relajado. Mientras observaba el arroz borbotear alegre a fuego lento y me iba dejando embriagar por los efluvios del vino blanco evaporándose poco a poco, me asaltó una idea divertida sobre el origen de este plato italiano y es que está claro que en ningún otro sitio del mundo podría haberse inventado. ¿Os imagináis a un norteuropeo, un sajón, un germano... poniéndose un buen día a añadir agua poco a poco a una cazuela a medida que se va evaporando hasta que el arroz está en su punto? Pues a mí me da que no. Un invento así sólo se puede dar en un país mediterráneo. Es más, me atrevería a decir que sólo podría haber surgido en Italia o en España (y esta vez se nos adelantaron los italianos...). Sólo aquí, en estos últimos reductos del slow food, donde todavía se disfruta echando imaginación a una cazuela, donde aún se aprovecha el tiempo que cuesta cocinar un buen plato para llamar a la familia, leer el periódico, ver un programa de cotilleo o hablar con la vecina, donde todavía se puede hacer magia con un puñado de arroz, un trozo de queso y unos champiñones, sólo en un lugar así puede surgir un plato relajado como el risotto. Ya lo dicen los italianos: piano piano si va lontano...

INGREDIENTES
Arroz
250gr. de champiñones
150gr. de Boletus secos
Un trozo de queso parmesano para rallar
Caldo de verduras (al gusto, puede ser de acelgas, borrajas, alubias verdes, etc.)
1/2 vaso de vino blanco
Un diente de ajo
Aceite de oliva virgen extra
Sal

ELABORACIÓN
Se limpian y cortan en láminas los champiñones mientras se ponen los boletus a rehidratar en agua templada. Se sofríen los champiñones, los boletus, el diente de ajo rallado con el aceite en una cazuela de culo ancho antiadherente. Se añade el arroz y se le da un par de vueltas. Se agrega caldo de verduras de forma que cubra justo los ingredientes. Se sazona con la sal y se deja cocer a fuego moderado, acunando de vez en cuando la cazuela para ir sacando el almidón. A medida que se va evaporando el agua, se va añadiendo más en pequeñas cantidades, dejando que se evapore antes de volver a añadir más. Cuando el arroz está a medias cocer, se vierte el vino blanco y se deja evaporar. Se sigue añadiendo agua poco a poco hasta que el arroz está cocido.

Aconsejamos acompañar este risotto de un vino blanco campano criado en las tierras volcánicas de esta hermosa región del sur de Italia, bien un fiano (Pietra Calda, por ejemplo), fresco y floral, o bien un Code de Vulpe como el Albente, con más sabor a frutas maduras mediterráneas como el melocotón y la pera, ambos de Feudi di San Gregorio. Quizás mejor el primero que el segundo, o viceversa.

1 comentario:

Marisa dijo...

Muy buenas las indicaciones que diste sobre el laurel.
Este junio pasado cometí el error de recolectarlo y tuve que tirarlo todo.
Ah, y yo pienso igual que tu madre: ¿comprar laurel? Es no entra en mi cabeza.

AOVE: Aceite de Oliva Virgen Extra

Related Posts with Thumbnails

--------------------------------------------

© 2006. Todas las fotografías y textos de esta página son propiedad intelectual de su autor. No se permite la reproducción total o parcial ni el uso derivado de las mismas sin previo permiso escrito.