16/1/07

Manzanas de matanza

"A cada cerdo le llega su San Martín". A los gorrinos de los pueblos sorianos de mis padres su San Martín les podía llegar no el 11 de noviembre, que es lo tradicional, sino en cualquier momento entre noviembre y febrero, los meses en los que se aprovechaba para hacer la matanza. Cada familia mataba su cerdo en el momento en que el animal había engordado lo suficiente durante los meses de invierno. Ya se sabe que la matanza era una excusa para reunirse con el resto de familia y amigos y pasarse dos o tres días de pitanza y celebración ininterrumpida. Que de la matanza salen los jamones, las morcillas, los chorizos y demás productos derivados es también comúnmente conocido, pero escuchando por primera vez con atención el relato del evento de boca de mis padres (hasta los 30 no he logrado tener suficiente paciencia como para escucharlo con atención...), me entero de que:

  • el primer bocado que se comía del cerdo tras la matanza y después de chumarrar al animal era el ......... (a ver quién lo acierta! podéis dejar vuestras respuestas en los comentarios). Este bocado se acompañaba tradicionalmente con un trago de anís.
  • el carácter festivo de la matanza tenía género. Básicamente, los hombres mataban al animal y se dedicaban a disfrutar el resto del tiempo, mientras las mujeres bajaban al río a lavar las tripas y los intestinos, cocinaban el hígado, hacían las morcillas, los chorizos, etc.
  • existe un postre relacionado íntimamente con la matanza: las manzanas fritas en manteca fresca.
Este año, unos buenos amigos de Abelda, que se dedican a la cría de cerdos, nos han regalado un pedazo de manteca de su última matanza. Y después de más de 40 años, mis padres han podido volver a comer esta exquisitez. Mi padre, en concreto, llevaba años añorando unas manzanas en manteca... Tengo que reconocer que es un postre contundente, más apto para el frío y el hambre que se pasaba en aquellos pueblos que para la vida cálida, cómoda y abundante que llevamos ahora. Pero sí que es cierto que es un sabor particular que hay que probar al menos una vez en la vida. La acidez de las manzanas queda neutralizada por la suavidez de la manteca y la grasa de ésta, a su vez, se equilibra con el dulzor del azúcar. El resultado: un alto índice de riesgo de adicción. Menos mal que la matanza es un acontecimientos anual...


INGREDIENTES

Manzanas (si son golden mejor)
Manteca fresca de cerdo
Azúcar.

ELABORACIÓN
Se corta la manteca en trozo y se pone a derretir en una sartén grande. Una vez derretida se colocan las manzanas enteras en la sartén y se mantienen a fuego rápido (con la manteca hirviendo) durante 10-15 minutos. Se sacan a un plato y se les espolvorea un buen puñado de azúcar.

Y como maridaje musical para esta receta, una canción de los Beatles interpretada por una manzana sajona (Fiona Apple):

2 comentarios:

jill dijo...

Un poco tarde pero... a ver si acierto:
El primer bocado era el "chomarro"!!
O eso me ha dicho mi abuela, soriana, toda la vida....

el tuper dijo...

Jajaaja!!! Buen intento...y caliente caliente, pero no. "Chomarro" es cualquier trozo de carne de cerdo chomarrado, es decir, asado. La cuestión es...¿de que trozo u parte del cerdo en concreto se trataba??? Creo que con esto ya lo he dicho todo...
Jo, de todas formas, hay que ver el poder que tienen las palabras, verdad?? Yo es que leo la palabra "chomarro" en tu comentario y ya casi puedo olerlo...ese asadito de cerdo en las brasas... Salivando estoy...
Saludos de otra soriana, también de tercera generación.

Related Posts with Thumbnails

--------------------------------------------

© 2006. Todas las fotografías y textos de esta página son propiedad intelectual de su autor. No se permite la reproducción total o parcial ni el uso derivado de las mismas sin previo permiso escrito.